domingo, 29 de marzo de 2015

III Recital de Poesía

Como un asesino, vuelvo al lugar del crimen. Prometí no volver aquí, pero ya sabéis eso de ''nunca te fíes de lo que diga un escritor, es todo mentira''

Os dejo un video donde salgo recitando un par de poemas propios y ajenos y los minutos a los que corresponden.

Lo siento, equivocarme y trabarme la lengua después de haber leído tantas veces en público no tiene perdón.

VÍDEO:

https://www.youtube.com/watch?v=ktDnuZ0HoGQ



''CUERPOS'' de DAVID LETEO GONZÁLEZ    (Minuto 0:17-1:10)

Aquí los cuerpos doblan
los años y los huesos,
y sobre estas paredes habita
el olvido efímero de una vida
que ya no importa a nadie.

Consigo distinguirle entre los demás,
tiene la mirada perdida
pero parece más feliz
que el resto.
Le doy dos besos, le abrazo
muy fuerte, y él sonríe.
''Dice mamá que ahora
tienes el oficio de poeta'', me dice.
Yo le devuelvo la sonrisa
y lloro por dentro
una catarata tristísima.

Mamá hace diez años que murió
y yo acabo de publicar
mi segunda antología.


'NO VOLVERÉ A SER JOVEN' de JAIME GIL DE BIEDMA (Minuto 1:15-2:05)
Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
como todos los jóvenes, yo vine a llevarme la vida por delante. Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro. Pero ha pasado el tiempo y la verdad desagradable asoma: envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.






''LA HABLADORA'' de DIEGO ÁLVAREZ MIGUEL (Minuto 2:10-3:33)
Dices que el lunar es de nacimiento,
que tu mínimo insomnio es genético,
que eres nerviosa
desde que eras así
pones entre la palma de tu mano
y el suelo una distancia inabarcable –.
Dices que eras tan rubia como yo,
que a veces tu madre siempre decía
que a saber dónde estará tu padre.
Dices que tu novio
y que tu vida
y que el futuro
es la cabeza de un alfiler.
Dices, no sin cursilería, que eres
como un pájaro herido y lloras
todo aquello que no sabes decir.
Dices y dices y hablas y hablas
y yo solo pienso en callarte
la boca de un mordisco ansioso
y cogerme – si es que puedo – a tu vuelo
muy justo en el momento en el que saltes.
Me dices que la vida te maltrata
y que mire, que mire cómo llueve.
Pero podría ser peor, te digo,
podría
no volver a llover jamás
''NIÑA DE OJOS RASGADOS'' de DAVID LETEO GONZÁLEZ (Minuto 3:40-4:17)
Suave niña 
de ojos rasgados,
deja que aparte
ese cigarro equilibrista
que sujetas con el filo
rosado de tus labios,
que quiero ser yo
quien haga piruetas
en las fronteras de tu cuerpo.
Gracias.
Y hasta que la poesía nos separe

1 comentario:

  1. ¡Hasta la que la inmensidad de los versos nos una!

    ResponderEliminar