miércoles, 3 de julio de 2013

Peter Pan mató al amante de Campanilla.

Ella siempre buscaba
polvos para volar,
así que cuando nadie la vendia
esa felicidad de gramos,
me llamaba a mí
y calmábamos ese mono
en el reino de nunca jamás.
(Reconozco que eso no era amor,pero a nadie le importaba)
Peter Pan esnifaba el polvo con Campanilla
para echar a volar esta noche
con el barco del pirata a la deriva.
Pero todo cambia,
los cuentos cambian:
El héroe ha caído,
la princesa es una prostituta
y el villano gobierna el cielo tapando el Sol del jornalero.
"Búscame Wendy" grita ahora Peter Pan sin moverse de su cama,
pero Nunca Jamás
                ha cerrado con llave

                                     las alas del soñador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario