miércoles, 3 de julio de 2013

Misántropo suicida.

Divorciarme de la humanidad,
                                                               alejarme                             e   s     c    a    p     a     r
ir de donde nadie venga
y encontrar ahí
el hogar de otro loco como yo.
Ahora siempre escribo sobre Dios,
pero hasta el poeta más casto
necesita ver a su musa abierta de piernas
para soñar un poco
antes de volver a suicidarse sobre un folio.

Estos son mis últimos suspiros en la horca,
y hago penitencia y memoria
pensando en las migas de plato
donde ayer nos comimos a besos,
dejando el corazón sucio

y nuestra conciencia muda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario